Bar Cañete, espíritu andaluz en el Raval

En pleno corazón del barrio del Raval, sí, allí dónde la oferta gastronómica deja tanto que desear por ser zona típicamente turista trufada de locales de tapas rancias o falafels insípidos se encuentra el Bar Cañete, en la calle Unió 17, a dos pasos del Liceo.

De la mano de Joan Herrero como director del local y Guillem Oliva al frente de los fogones, Bar Cañete abrió sus puertas el pasado 8 de septiembre apuntando fuerte en la ciudad Condal dentro de la oferta del tapeo o la “nanogastronomía”.  Al entrar te encuentras inmerso dentro de un ambiente típicamente andaluz, música de fondo por flamenco y bulerías, al final de la larga barra un patio interior repleto de macetas, bar de tapas con espíritu cañí a tope.

Oferta variadísima de tapas (¡hasta 70!)  y raciones a precios asequibles, destacando las clásicas tapas de toda la vida como el bocata de calamares, el rellenito de pringá, las ortiguillas, la morena frita, unas excelentes croquetas, los callos, y como platos más contundentes pero siempre servidos a modo de tapa degustamos un perfecto rabo de buey al vino tinto para soltar lagrimillas, un cochinillo relleno o las albóndigas con sepia.

Aparte disponen a diario una selección de marisco como navajas, gambas, ostras o espardeñas para cocinar a la plancha, un verdadero placer! Todo ello acompañado por la tan conocida cerveza Moritz con muy buen tiro.

No puedo olvidar destacar la eficiencia impecable y súper agradable del servicio de camareros, creo que es un factor importante a tener en cuenta ya por la multitud de gente que se concentra en el local y que podría fácilmente entorpecer el servicio.

Por último los postres…una delicia, a escoger entre un perfecto baba al ron con nata, unos crepes Cañete, una leche frita o un mini tocinillo de cielo, fantásticos todos. Muy importante,  no tienen intención de cerrar ningún día de la semana.

Bar Cañete una buena alternativa al clásico tapeo vasco. Dejamos un simpático vídeo de presentación a cargo del factotum del Bar Cañete.

 

4 comentarios en “Bar Cañete, espíritu andaluz en el Raval

  1. Yoisoy cliente habitual del bar Cañete y estoy seguro de que sobrevivirán sin ti Xavi, afortunadamente somos muchos más los incondicinales de este excelente lugar…tu experiencia es un anécdota sin más..

  2. La comida es una pasada y el lugar es un espectáculo digno de verse.
    Sólo una pega, no pidás nada de lo que ofrecen “fuera de carta” sin preguntar antes el precio. Por dos cigalas pagamos 35 euros.

  3. Ya he tenido la gran suerte de visitar tres veces el Bar Cañete y no estoy para nada de acuerdo con el comentario de Xavi.

    El lugar es precioso, sí, hay que esperar un poco casi siempre, pero la comida es tan espectacular que vale la pena. Hay platos para todos los gustos y los postres son para morir.

    A parte del lugar y la comida, los camareros son un 10, de lo mejor que me he encontrado en Barcelona. Paciencia para explicar cada plato, conocimiento profundo de su carta y que recomendar según los gustos de cada uno. Desbordantes de simpatía, graciosos y con una sonrisa.

    La experiencia de cada persona siempre será muy diferente… Xavi, te ánimo que le des otra oportunidad al Bar Cañete. Y a los que no habéis ido aun, vaya experiencia gastronómica os espera!

  4. El otro día reserve mesa en el Cañete. Llame por dos veces para confirmar la reserva.

    Al llegar, despues de esperar casi 10 minutos para que me atendieran me dijeron que mi mesa reservada no existía. La explicación fue que se había traspapelado.

    La verdad, un sitio te puede gustar más o menos, se puede criticar más o menos constructivamente, pero creo que esta falta de profesionalidad es impropia de cualquier negocio.

    Para mi Bar Cañete tiene y tendra siempre un zero y ha perdido como cliente a mi y a todos los que pueda explicar mi experiencia

    un saludo,

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *